Productos

Aprende a estimular los primeros pasos de tu futuro bebé

Uno de los momentos más decisivos en el desarrollo de un bebé es cuando deja de gatear para empezar a dar sus primeros pasos. Este hito en su vida no se da en el mismo momento en todos los niños, y depende mucho de factores como la genética, el carácter de cada niño, su peso y la estimulación que reciba a nivel psicomotor.



estimular-con-juguetes

Y es en este último punto en el que queremos hacer especial hincapié, ya que de todos los mencionados es aquél sobre el que más podremos influir cuando seamos madres por fin. Así que vamos a darte unos cuantos consejos para que estés preparada al nacimiento de tu bebé y para que puedas ir estimulando sus capacidades psicomotoras.

  • Ve estimulando poco a poco a tu pequeño para que se incorpore. Al principio, como es lógico, necesitará tu ayuda, y es aconsejable que de tanto en tanto le ayudes a sentarse y a ponerse de pie despacito sujetándole. Esto hará que vaya asimilando estas posiciones, ejercitando a su vez los músculos implicados, lo que le dará seguridad cuando se atreva a incorporarse él solo. Si observas que no le gusta que le incorpores o mantengas de pie, no lo fuerces demasiado, ayúdale a hacerlo ocasionalmente. Como ya hemos dicho, cada bebé tiene su propio ritmo.
  • No hay nada que anime más a moverse a un bebé que intentar alcanzar su juguete preferido. Por eso, cuando esté entretenido jugando aléjaselo de forma suave para que tenga que incorporarse y desplazarse hasta él. A medida que desarrolle su musculatura irá incorporándose cada vez más para llegar antes hasta su preciado juguete. Además, existen multitud de juguetes especialmente pensados para desarrollar la psicomotricidad de los más pequeños, como correpasillos, andadores para bebés o juguetes de arrastre para que el bebé los empuje y dé así sus primeros pasos. Cuando te dispongas a comprarle a tu futuro bebé estas ayudas para empezar a caminar, el más grande surtido de juguetes lo encuentras en la tienda en línea de Walmart.
  • Refuerza sus intentos de caminar. Darle un abrazo después de animarse a dar unos pasos es una buena recompensa que le animará a seguir haciéndolo en otras ocasiones.
  • Acompaña a tu pequeño durante sus primeros paseos, cogiéndole de las manos y haciéndole avanzar pasito a pasito. Si se muestra alegre y entusiasmado con esta actividad, sigue ayudándole a caminar. Cuando veas que se aburre o centra su atención en otras cosas excepto en la marcha, habrá llegado el momento de dejar el entrenamiento para otro día.

Por último queremos recordarte que, como siempre, debes respetar su propio desarrollo y no forzarle a andar antes de estar realmente preparado para ello. Con el tiempo, tu pequeño dejará de gatear para ir siempre derecho a todas partes, así que disfruta también de sus paseos a cuatro patas, serán momentos irrepetibles.

0 Comentarios

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Forgot your details?