Bebé

Cómo superar la crisis de lactancia materna

La lactancia materna es una de las cosas más bonitas del mundo, sin embargo no siempre es un camino sencillo, pueden surgir problemas como la mastitis o la crisis de la lactancia. Si nunca has oído hablar de la crisis de la lactancia y tu peque se pone nervioso mientras come, esta información te interesa, presta atención.

Beneficios de los derechos de la lactancia materna

Fuente: Shutterstock Roman Samborskyi

¿En qué consiste la crisis de crecimiento de la lactancia?

En diferentes fases es posible que reclame más tomas al día de lo habitual. La crisis de la lactancia o crisis de crecimiento de la lactancia surge cuando el bebé tiene una mayor necesidad de leche debido a su crecimiento. También recibe el nombre de crisis de los tres meses por qué suele darse en el bebé de esta edad, aunque se puede alargar hasta los 6 meses, es posible que parezca que no esté saciado o que no tenga suficiente.



Muchas mamás primerizas tras el embarazo pueden caer en el error debido al desconocimiendo de pasar a la lactancia artificial o abandonar la lactancia materna debido a las crsisi de crecimiento de la lactancia.

Este comportamiento en el bebé puede identificarse gracias a varios patrones y se identifican como crisis o brotes de crecimiento cuando está en desacuerdo con la producción de leche de su madre. Veamos las distintas etapas en las que puede aparecer.

A los 20 días de vida: en esta etapa los bebés son muy constantes y regulares, entre su tercera semana de vida y la cuarta los recién nacidos pueden presentar la primera crisis de lactancia. Algunas de las señales son:

  1. Llorar constantemente si no está mamando.
  2. Todo el rato desea estar en el pecho de su madre.
  3. A pesar de tener regurgitaciones quiere comer en todo momento.

Al mes y medio: en este momento puede darse un cambio en la composición de la leche, por lo que el sabor al que está acostumbrado puede variar y causarle rechazo. A partir de las seis semanas de vida puede experimientar la segunda crisis de lactancia materna, estos son algunos de los signos que nos desvelan este cambio en su comportamiento:

  1. Aumento del número de tomas.
  2. Comportamiento alterado cuando mama, es decir, se pone nervioso, llora o arquea la espada.

A los 3 meses: la tercera crisis de crecimiento se detecta a las 3 meses de vida del bebé, es quizás la más complicada de superar. A continuación te mostramos los comportamientos que pueden revelar que tu bebé se encuentra en plena crisis de la lactancia

  1. Hace tomas de pocos minutos.
  2. Parece que rechace el pecho o que no tenga hambre.
  3. Producción de leche insuficiente.
  4. El peso del bebé no aumenta al mismo ritmo.
  5. Como consecuencia de todo ello, las deposiciones del bebé se reducen.
lactancia prolongada en ninos mayores

Romanova Anna

Tips para superar los brotes de crecimiento

Si tu bebé frente al pecho se muestra intranquilo o llora, lo aconsejable es preguntar al especialista para no alargar mucho esta situación y descubrir así las mejores recomendaciones para superar la crisis de la lactancia.

Antes de plantearte que ha llegado el momento del destete, se puede afirmar que la cantidad de leche se está ajustando a lo que el peque necesita, lo que significa que está creciendo y su apetito ha aumentado. De ahí, que esta fase también se denomine brote de crecimiento.

  1. Uno de los consejos para superar la crisis de la lactancia más básicos es dar el pecho a demanda, alimentarlo cuando necesita, cuanto más pecho le des más crecerá la producción de leche.
  2. Otra buena idea es extraerse leche con un sacaleches. Para ello puedes realizarte masajes para estimular la lactancia materna y evitar la producción insuficiente.
  3. Uno de los mejores tips para superar los brotes de crecimiento es forzar al niño a mamar pero sin insistir demasiado para que tome el pecho, puesto que el resultado puede ser justamente el contrario y provocar un rechazo.
  4. Cuando un niño está en plena crisis, puede resultar muy útil darle el pecho en penumbra y en silencio, puesto que cuantos menos estímulos externos haya, más tranquila será la toma.
  5. No esperar a que el niño llore para ponérselo el pecho, pues es posible que para entonces su ansiedad se traduzca en desesperación.
  6. Paciencia, mucha paciencia. Recuerda que poco a poco se normaliza la situación, los niños recuperan el patrón de lactancia anterior a la crisis, por ello trata de mantener la calma. Respira y no olvides que a través de la lactancia se transmiten tus emociones. Así que aprovecha el momento para brindarle tranquilidad y mucho amor.
0 Comentarios

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Forgot your details?