Cosas que han cambiado en mi vida desde que soy madre de mellizos

int(6)

Ser madre de mellizosHace unas semanas fue mi primer aniversario como madre de mellizos, y estuve reflexionando acerca de todo lo que he aprendido este último año. Aprovechando la ocasión, escribí también un post acerca de todas esas cosas que me hubiera gustado saber antes de ser madre múltiple. Pero, hasta ahora, no me había parado a pensar en todos los cambios que ha sufrido mi vida desde que soy madre.

 

Así que, veamos, desde que soy madre de mellizos:

  • Encuentro trozos de galleta por todas partes, hasta en los lugares más insospechados como, por ejemplo, el váter.
  • Me he acostumbrado a mirar en dos direcciones al mismo tiempo y, al contrario de lo que vaticinaba mi hermana, no he desarrollado ningún tipo de estrabismo.
  • He aprendido a vestir a dos niños en menos de diez minutos por mucha resistencia que opongan.
  • Soy capaz de darle el pecho a un niño, mientras mezo en la cuna al otro al mismo tiempo y aún me sobra una mano para actualizar mi estado en Twitter.
  • No salgo de casa sin un bolso gigante lleno de “porsiacas”; un termómetro por si acaso se ponen malos, las burbujas de lluvia por si acaso lloviera (aunque estemos en pleno agosto), ropa limpia por si acaso se manchan…
  • Vaya a donde vaya ya no paso desapercibida. Bueno, esto no estoy segura de que me guste demasiado aunque empiezo a acostumbrarme.
  • Soy más impuntual que nunca, he dejado de improvisar a la hora de salir a la calle y nunca consigo salir de casa a la primera, ¡Siempre me falta algo!
  • Mis pabellones auditivos han desarrollado una gran tolerancia a las subidas de decibelios repentinas. ¡Y pensar que antes me dolía la cabeza cuando la música estaba demasiado alta!
  • Guardo un arsenal de chupetes de emergencia en el primer cajón mi mesilla.
  • No concibo la idea de volver a usar bikini, ¡Malditas estrías!
  • No he conseguido dormir ni una sola noche del tirón, y me levanto cada mañana con dos fierecillas saltando sobre mi estómago mientras lucho por dormir un par de minutos más.
  • Nunca encuentro a la primera mis zapatillas de andar por casa, ¡Cada día aparecen en un lugar distinto! Empiezo a pensar que tienen vida propia.
  • Cuando veo a alguien bajar a un niño del coche siempre pienso “¡Eh! ¡Que se te olvida el otro!”.
  • Soy capaz de hacerme la manicura en menos de cinco minutos.
  • Veo carros gemelares por todas partes y, cuando nos cruzamos, los padres nos miramos con cara de complicidad (o de resignación, según la situación). ¿De verdad que hay tantos gemelos y mellizos en España o es que me persiguen?

Pero, lo más importante es que, desde que soy madre…¡Soy más feliz que nunca! Si es que, ya lo decía mi madre, que la oxitocina es muy poderosa y lo que no mata, engorda.

 

© 2008 - 2022 elembarazo.net. Todos los derechos reservados.

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account