[Entrevista] Fernando García-Sala, experto neonatólogo: ¿Por qué son necesarias las revisiones y la estimulación temprana para el desarrollo del prematuro?

El papel de un neonatólogo es muy importante a la hora de proporcionar un ambiente de tranquilidad a los padres cuando han tenido un bebé prematuro. Es esencial que se sientan seguros, confiados y que esta figura les acompañe paso a paso en los primeros días de vida del peque. Y es que el recién nacido prematuro precisa de una serie de cuidados para continuar su desarrollo de manera saludable que suscitan varias dudas y que hemos respondido de la mano de un experto pediatra y neonatólogo.

Fernando García-Sala Viguer es pediatra y profesor de neonatología de la Unidad Docente de Matronas de la Comunidad Valenciana. Este mes hemos tenido el placer de entrevistar a este experto de la Clínica García-Sala y nos ha contado cuáles son las causas principales del parto prematuro, las pautas más básicas para cuidar de un bebé prematuro, cómo se realiza su seguimiento, por qué son necesarias las revisiones y la estimulación temprana y cuáles son los avances médicos más importantes que existen a día de hoy.

Dudas sobre los bebés prematuros

Nenov Brothers Images || Shutterstock

1. ¿Hay alguna explicación médica detrás de los nacimientos prematuros?

Existen muchas causas que pueden ocasionar un parto prematuro, unas dependen de la madre y otras del feto, así por ejemplo una madre que haya tenido un bebé prematuro con más probabilidad podrá tener otro. En las embarazadas que hayan tenido problemas anatómicos en la estructura del útero, presenten infecciones durante el embarazo, tengan hipertensión, desarrollen un hábito de vida no adecuado a su estado, fumen, consuman drogas u otros estupefacientes, tengan un embarazo gemelar o de trillizos, presenten problemas placentarios y cuando existan problemas de salud en el feto que condicionan que un embarazo no llegue a término, son las causas más habituales de que se produzca un parto prematuro.

2. ¿Qué pautas se siguen desde las unidades de neonatología de clínicas y hospitales para atender y cuidar a los bebés prematuros?

La primera pauta es evitar la prematuridad y si ello no se consigue, es fundamental conseguir la mayor maduración del pulmón para evitar la insuficiencia respiratoria por pulmones inmaduros que es la mayor causa de mortalidad en estos prematuros. Para ello se administran corticoides antes del parto y por otro lado se puede administrar una sustancia denominada surfactante pulmonar al bebé prematuro para evitar que su pulmón se colapse e impida el intercambio gaseoso.

Si un hospital no dispone de una unidad de intensivos neonatales, el parto se debe diferir a un centro que sí disponga de ella y el mejor transporte para el bebé es el útero materno por lo que si tenemos una mujer con inicio de parto prematuro, se deberá trasladar a un centro que reúna las condiciones óptimas para su tratamiento.

Las unidades de intensivos neonatales en la actualidad están equipadas con todos los medios para tratar a estos recién nacidos prematuros.

3. ¿Qué seguimiento se hace a los bebés prematuros durante sus primeros días de vida? ¿Cómo se mide su crecimiento?

Durante los primeros días de vida es crucial conseguir una estabilidad respiratoria y hemodinámica que nos permita superar los primeros días de vida en que la mortalidad de estos niños es mayor. Cuantas más semanas de gestación consigamos, mejor pronóstico de vida y de menos secuelas tendremos. En la actualidad. La edad gestacional límite está en torno a las 24 semanas de gestación y esta coincide con el desarrollo de los alvéolos pulmonares que hacen posible que un recién nacido pueda respirar.


El crecimiento lo vamos controlado según evolución de su peso, talla y perímetro cefálico para conseguir un crecimiento armónico de los tres parámetros.

4. ¿Qué criterios debe cumplir un bebé prematuro para recibir el alta médica?

Una vez el recién nacido prematuro respira espontáneamente, inicia alimentación enteral de forma adecuada y no presenta ningún problema de apneas ni otras alteraciones, puede ser dado de alta de la unidad de cuidados intensivos para pasar a la unidad de neonatología. En dicha unidad el bebé deberá ir aumentando de peso para poder ser dado de alta del hospital cuando pese unos 2.000 gr. y presente estabilidad en todos sus parámetros vitales para seguir creciendo en un ambiente fuera del hospital.

5. ¿Qué tipo de cuidados especiales necesitan estos niños desde que nacen? ¿Hasta qué edad deben recibirlos? ¿Cómo puedo involucrarme en sus cuidados?

El bebé prematuro por sus características de labilidad precisa mayores cuidados que un recién nacido a término. Son bebés con mayor probabilidad de presentar infecciones por su inmadurez inmunológica, precisan de revisiones por el neuropediatra y de sesiones de estimulación temprana para completar su desarrollo neurológico, necesitan revisiones periódicas por el oftalmólogo si han necesitado grandes concentraciones de oxígeno, así como por el neumólogo para control y seguimiento de su evolución pulmonar que en muchos casos puede estar afectada.

Los padres pueden y deben involucrarse desde el principio en la ayuda que se presta a su hijo desde todos los estamentos médicos. Son fundamentales en la cadena de prestaciones a los que son sometidos sus hijos.

6. A diferencia de los bebés nacidos a término, ¿qué necesidades diferentes de alimentación, sueño o higiene necesitan los prematuros?

Cuando son dados de alta del hospital y en función del peso y de las posibles complicaciones que hayan podido tener, las necesidades irán variando. Al principio precisarán alimentación con menor intervalo, dormirán más y su higiene es similar a la de un recién nacido a término.

Si el bebé fue muy prematuro tal vez desde el hospital se le proporcione un monitor de apneas que pueda avisar a los padres ante cualquier alteración y es muy importante la lactancia materna para la alimentación de estos niños pues su tolerancia es mayor y le proporciona por otro lado un arsenal de inmunoglobulinas que son fundamentales para la prevención de infecciones que pueden ser muy graves en los primeros meses de vida.

Entrevista a un expertos sobre los bebés prematuros

7. En la actualidad, los bebés prematuros tienen una gran posibilidad de sobrevivir tras el nacimiento y de sufrir menos secuelas. ¿Cuáles piensa que son los avances médicos más importantes que hacen esto posible?

Los mayores avances han sido la prevención de la prematuridad y la administración de surfactante pulmonar para evitar el colapso pulmonar. Esto junto con la dotación de las unidades de intensivos neonatales con monitores de gran precisión, incubadoras, respiradores de muchos tipos, especialistas neonatales y enfermería neonatal altamente cualificada, unidades de diagnóstico por imagen para problemas cerebrales, bancos de leche materna para la alimentación de estos niños y en general el gran avance que ha existido en todo lo que rodea al tratamiento de estos niños hace que cada vez podamos sacar adelante sin secuelas a muchos bebés prematuros con un peso muy bajos y unas edades gestacionales en el límite de la viabilidad.

8. ¿Cuáles son las diferencias más notables entre un bebé prematuro y uno de bajo peso?

El recién nacido pretérmino presentará más problemas respiratorios, neurológicos, infecciosos y digestivos que un bebé a término con bajo peso al nacimiento.

9. ¿Cuál es la importancia del contacto piel con piel en bebés de estas características?

El contacto piel con piel que se realiza en el momento inmediato del parto es muy recomendable en los recién nacido a término pues conseguimos, por un lado, evitar la hipotermia pues el contacto con la madre, por conducción les transmiten el calor necesario para evitar que se queden fríos y por otro lado como siempre recomendamos la lactancia materna precoz, este momento es ideal para que el bebé a los pocos minutos de vida se pueda coger al peso.

En el gran prematuro, el contacto piel con piel es más complicado pues son niños que en muchos casos precisan una reanimación para que empiecen a respirar y eso dificulta dicho contacto, pero sí que nos gusta utilizar en las unidades neonatales el denominado mama canguro en la que la madre y el bebé se ponen en contacto durante su estancia en el hospital.

10. ¿Qué implica el término de “edad corregida” y cómo se calcula?

La edad corregida es la edad resultante de restarle a 40 que son las semanas de gestación normales el número de semanas de gestación a la que ha acontecido el parto. Es decir, si un bebé nació a las 30 semanas de gestación, la diferencia con respecto a 40 semanas serán 10 semanas (2 meses y medio) que es el número que tenemos que restar a la edad cronológica del niño que es la edad desde el momento del parto.

Por tanto, en el ejemplo que citamos, este niño que nació con 30 semanas, cuando tenga seis meses, su edad corregida será de 6 meses menos 2 meses y medio es decir de tres meses y medio.
La edad corregida es importante el conocer para aplicar todas las gráficas de peso, talla, perímetro craneal y sobre todo la evaluación neurológica de un niño ya que en los primeros meses de vida varía de forma exponencial.

Vivo el mundo de la maternidad como si fuera mi profesión. Publicista de formación y escritora de vocación, la llegada al mundo de mi primera sobrina cambió mi día a día por completo. Ahora escribo para ofrecer los mejores consejos y recomendaciones para mamás primerizas.

Tras los estudios de la carrera de Publicidad y RRPP por la Universidad Cardenal Herrera CEU de Valencia en 2010 y del Máster en Comunicación y Branding Digital del CEU en 2011 comencé mi andadura en el mundo digital. Actualmente tengo una dilatada experiencia como redactora en temas de maternidad, el cuidado del bebé y sobre el embarazo.

© 2008 - 2019 elembarazo.net. Todos los derechos reservados.

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account