[Entrevista] «Mi hijo tiene celos de su hermano» Nociones básicas para aprender a gestionar los celos infantiles según Esteban Brook-Hart, psicólogo

Aprender a gestionar los celos entre hermanos en ocasiones puede ser todo un reto, aunque sea una circunstancia muy normal es importante saber abordar esta situación y encauzarla. Si tu hijo mayor tiene celos de su hermano, sigue leyendo, Esteban Brook-Hart, psicólogo especializado en diferentes ámbitos de la salud desarrolla su actividad laboral en Fusión psicología y nos ayuda a comprender cuáles son las actitudes correctas cuando un niño está celoso y cómo se debe trata a los hermanos mayores con la llegada de un nuevo bebé.

Cómo superar los celos infantiles

HTeam || Shuttersock

1. Ante un segundo embarazo y cuando se acerca el parto muchos padres se cuestionan cómo preparar al hijo mayor y que la llegada del nuevo bebé tenga una repercusión negativa en su vida. ¿Cuáles son las nociones más básicas para preparar a un hijo para aceptar a su nuevo hermano antes de su nacimiento?

Cada niño/a es un mundo y su reacción ante la llegada de un nuevo bebé a la familia puede ser distinta a la de otros niños, pero para dar claridad yo destacaría dos nociones básicas que tenemos que tener en cuenta:

  • La primera es que es totalmente normal que nuestro/a hijo/a sienta celos, porque pasa de tener toda nuestra atención a tener una atención dividida con el bebé. Esa percepción de recibir menos atención o de “dejar de ser el rey de la casa”, como se suele decir, es algo que nuestro/a hijo/a va a vivir como negativo. Por tanto, podemos considerar totalmente normales las manifestaciones de celos como comportamientos de ansiedad, agresividad o regresiones a conductas que ya había dejado de hacer.
  • La segunda noción es que estos celos no deben ser castigados, porque los castigos agravarían el problema. Tenemos que comprender a nuestr/a hijo/a mayor y ayudarle a que poco a poco vaya aceptando a su nuevo/a hermano/a. Vale más la pena elogiarle cuando se porta bien que castigarle si se porta mal.

Para poder facilitar que nuestro hijo acepte al bebé mejor antes y después del embarazo, podemos prepararle durante el momento del embarazo. Es buena idea darle la noticia de que esperamos un bebé en el mismo momento en que se lo empezamos a comentar al resto de familiares y amistades. Podemos explicarle también qué va a pasar en las siguientes semanas y animarle a que toque la tripa de mamá y note las patadas y movimientos. También lo podemos animar a que hable con el bebé.

También es buena idea explicarle lo que pasará cuando llegue el momento de dar a luz, comentándole que mamá y papá irán unos días al hospital, con quién se quedará él, que enseguida estaremos todos juntos en casa otra vez, y resolverle cualquier duda que tenga.

Además, está bien que nuestro hijo vea los preparativos en la casa durante las semanas previas al nacimiento: que se acostumbre a ver el carrito, la cuna, cambios en la habitación en la que dormirá el bebé… Incluso que participe dando su opinión con algunas decisiones sencillas. Así sentirá que su aportación al proceso es importante y tenida en cuenta.

2. ¿Cómo presentar al nuevo bebé al hermano mayor? ¿Es más recomendable hacerlo en el hospital o en casa? ¿Cuál sería el protocolo más adecuado a seguir?

Si es posible, es buena idea que pueda ir de visita al hospital. De esta manera se sentirá más integrado/a en este momento de cambio para la familia. Al presentarle al bebé, podemos hacer que se sienta importante y valorado/a: “este/a es tu hermano/a pequeño/a”, “¡mira cómo te mira! ¡Estará pensando que eres un/a hermano/a mayor muy guay!”. Durante esa visita es importante mantenerle integrado/a en lo que está pasando: en vez de hacer fotos solo del bebé, hacer fotos de él/ella con el bebé. Si el bebé está durmiendo en su cuna, puede ser un buen momento para preguntarle cómo ha pasado los últimos días y mostrar interés por sus temas de conversación.

3. ¿Por qué es tan importante este primer encuentro?

Es importante porque le ayuda a comprender que el bebé no es un rival, organizarse con el bebé y el niño pequeño y promover que quiera establecer con él una relación positiva. Si ve que sigue recibiendo amor y atención, sus inseguridades por el nacimiento del bebé se reducirán.

 

Entrevista sobre los celos entre hermanos

Maria Evseyeva || Shutterstock


La relación de los niños/as con sus padres es fundamental para definir su estilo de apego y la manera con que se relacionan con el mundo. Si conseguimos que perciba que la atención y el amor que le damos no cambia con la llegada del bebé, sentirá más seguridad y no necesitará competir con el bebé por nuestro afecto.

4. ¿Es aconsejable que la madre tenga los brazos libres para recibir al mayor?

Es una buena idea que la madre, o la figura principal de apego, pueda recibir con besos y abrazos al niño/a y que dedique un rato a charlar con él/ella y darle atención. De esta manera, el/la hijo/a percibirá que sigue teniendo el mismo amor de antes.

5. ¿Qué siente un niño cuando llega un nuevo hermano a casa?

Cada niño/a tendrá su percepción de la situación, la cual definirá cómo se siente al respecto. Hay niños/as que adoptan una perspectiva de confianza y establecen interacciones positivas con sus padres y el bebé a la vez que dedican tiempo a sus propios juegos.

Algunos niños/as pueden mostrarse más temerosos/as y estar más pendientes de cómo sus padres atienden al bebé, dedicando menos tiempo a jugar y explorar por su cuenta. En ocasiones, pueden estar más encima de sus padres, pidiéndoles que les ayuden a hacer cosas que antes hacían por sí mismos/as, como ponerse los zapatos, por ejemplo.

En algunos casos, los niños/as pueden tener comportamientos disruptivos, como darle pellizcos al bebé o tener rabietas. Por tanto, las emociones que pueden tener pueden girar en torno a la confianza, la ansiedad, el enfado…

6. ¿Cuándo es más frecuente que surjan los celos?

Las edades más habituales son las de preescolar, entre los dos y los cinco años. Con edades más tempranas los niños/as son demasiado pequeños/as aunque pueden mostrar rivalidad con sus hermanos después, y si son más mayores encajan mejor la llegada de un hermanito o hermanita. Durante los años de preescolar es cuando más celos se pueden dar. A esas edades les cuesta compartir sus cosas con otros/as niños/as y desarrollan la idea de tener cosas en propiedad. Compartir el amor de sus padres con un bebé no entra dentro de sus planes a esas edades.

7. ¿Hasta qué punto es normal que el hermano mayor tenga celos? ¿Y cuál suele ser su origen?

Es totalmente normal. Quien ya tenga un/a hijo/a pequeño/a habrá podido comprobar que a los niños les cuesta compartir sus cosas… y más si lo que tienen que compartir es la atención y el amor de sus padres. Por eso, nuestro objetivo es transmitir a nuestro/a hijo/a ilusión ante la expectativa de un bebé. Lo que no queremos es que piense que ese bebé le está desplazando o robándole el afecto de sus padres.

8. ¿Cuánto tiempo pueden durar los celos del hermano mayor hacia el pequeño?

Depende de cómo manejemos esos celos. Tenemos que pensar que son parte del proceso de adaptación de nuestro/a hijo/a ante un gran cambio en su vida. Si le damos apoyo, se adaptará más rápido y aceptará al bebé antes. Si por el contrario se siente desplazado/a por el bebé, los celos pueden durar meses.

9. ¿Cómo evitar los celos del hermano mayor los primeros meses de vida del bebé una vez en casa?

Que el/la hermano/a mayor sienta celos va a depender de varios factores como su personalidad, lo preparado que esté para recibir al bebé, cómo le tratemos cuando el bebé ya ha nacido… Este último factor es muy importante. Si ayudamos al/la mayor a manejar sus celos de manera positiva, le resultará más fácil aceptar al bebé. Ese manejo implica integrarle en las actividades cotidianas, incluso involucrarle en algunas tareas sencillas del cuidado del bebé. También, dedicarle tiempo a él/ella para poder hablar de sus intereses y jugar. Si se porta mal por celos, en vez de castigarle es mejor hablar con él/ella con calma para que explique cómo se siente y entienda que puede expresar su malestar con palabras en vez de con malos comportamientos.

10. ¿Qué técnicas o métodos ayudan a que el hermano mayor no tenga celos?

Una técnica esencial es la de dedicarle tiempo y atención. Reservar momentos para charlar, jugar juntos/as y explorar sus intereses hará que no se sienta desplazado/a por el bebé.

Una segunda idea es la de involucrarle en las actividades que tienen que ver con el bebé. Le podemos pedir que haga alguna cosa pequeña y fácil para ayudarnos con el bebé, o le podemos pedir consejos, como por ejemplo qué ropa le podríamos poner al bebé.

También podemos potenciar la relación entre ellos, haciendo que pasen tiempo juntos y hablando de su relación como hermanos. Por ejemplo, podemos sentarnos junto a él/ella en el sofá y dejar que sostenga al bebé en su regazo unos minutos.

11. ¿Cuáles son las señales o las actitudes que nos indican que tiene celos?

Las manifestaciones de los celos pueden ser variadas: negarse a andar o a comer por su cuenta, armar barullo si estamos con el bebé, regresar a comportamientos que ya había dejado de hacer… Incluso pueden aparecer comportamientos disruptivos como darle pellizcos al bebé.

12. ¿Qué debe hacerse en caso de que el hermano mayor comience a portarse regular o a llamar la atención de sus padres?

Hay que entender que estos comportamientos surgen del temor del niño/a a ser desplazado/a por el bebé, y no hay que castigarle por ellos. El castigo o las riñas podrían agravar el problema. En su lugar, es mejor hablar con él/ella y permitirle que exprese con palabras lo que piensa y siente. Le podemos explicar por qué no puede portarse mal especificando exactamente los comportamientos a los que nos referimos, para que nos entienda. Y nuestra línea general siempre será procurar que se sienta integrado/a y partícipe de las actividades en casa.

13. ¿Cómo deben comportarse tus amigos o familiares con el hermano mayor?

Cuando los familiares y las amistades visitan a la familia para ver al bebé, es importante que también presten atención al hermano/a mayor. Una manera de hacerlo es trayéndole un regalo, y permitiéndole ayudar a abrir los que son para el bebé. Si alguno de los regalos para el bebé es un juguete pensado para niños con un poco más de edad, como por ejemplo un peluche, el/la hermano/a mayor también puede jugar con él si quiere.

Más allá de los regalos, siempre es buena idea darle conversación y preguntarle por sus gustos e intereses. De esta manera percibirá que no todo gira en torno al bebé y que él/ella también es importante y querido/a.

14. ¿Es importante motivar a tu hijo para que sea bueno con el bebé? ¿Es preferible no mencionar continuamente al bebé?

Podemos motivarle a que se porte bien con el bebé involucrándole en algunas actividades diarias y creando complicidad: “estoy terminando de bañar a tu hermanito/a, ¿me ayudas a secarle? ¿Le secas tú los pies? Eso es, con suavidad… ¡Fíjate cómo te mira! Tiene mucha suerte de tenerte de hermano/a mayor”.

Incluso en las situaciones que giran en torno al bebé y sus cuidados podemos hablar a nuestro/a hijo/a mayor dándole protagonismo y haciéndole sentir importante. Una manera de hacerlo es poniendo énfasis en la relación entre él/ella y el bebé: “eres un hermano mayor estupendo”, “a tu hermanito/a le encantará jugar contigo cuando sea un poco más mayor”.

15. ¿Cuáles son los errores que cometen los adultos y que pueden incrementar el nivel de celos?

Hacerse cargo de dos hijos pequeños consume mucha de nuestra energía y nos puede agotar. Es fácil responder a los comportamientos disruptivos del mayor con riñas o castigos, pero tenemos que evitarlo en la medida de lo posible. Es evidente que hay comportamientos que tenemos que atajar con firmeza, sobre todo aquellos con los que nuestro/a hijo/a puede hacer daño o molestar al bebé. Pero en la medida de lo posible tenemos que hacerlo sin cargar nuestra rabia o cansancio contra él/ella y enfocando la situación hacia lo positivo en cuanto podamos.

16. ¿En qué punto es importante contar con un experto en estas cuestiones para afrontar mejor los celos?

No suele ser necesario contar con un experto para solucionar problemas de celos de nuestros hijos/as. Los celos suelen desaparecer cuando e/la niño/a se adapta a la nueva situación. Sin embargo, si los comportamientos de celos persisten durante mucho tiempo, sobre todo si son comportamientos disruptivos como montar pataletas o hacer daño al bebé, puede venir bien recibir algunas pautas profesionales concretas para la situación.

Vivo el mundo de la maternidad como si fuera mi profesión. Publicista de formación y escritora de vocación, la llegada al mundo de mi primera sobrina cambió mi día a día por completo. Ahora escribo para ofrecer los mejores consejos y recomendaciones para mamás primerizas.

Tras estudiar la carrera de Publicidad y RRPP por la Universidad Cardenal Herrera CEU de Valencia en 2010 y del Máster en Comunicación y Branding Digital del CEU en 2011 comencé mi andadura en el mundo digital. Actualmente tengo una dilatada experiencia como redactora en temas de maternidad, el cuidado del bebé y sobre el embarazo.

© 2008 - 2020 elembarazo.net. Todos los derechos reservados.

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account